Descubre nuestra fabricación
Descubre la fabricación Kiowa

“Todo el proceso de fabricación se realiza íntegramente en España por nuestros artesanos más experimentados”

Wall-B se diferencia del resto de zapatos por su peculiar y antiquísima fabricación llamada KIOWA, procedente de las Tribus indígenas Norte Americanas, las cuáles fabricaban su calzado mediante la unión de varias piezas de piel, cosiéndolas manualmente y creando así un zapato muy confortable y flexible.

El primer paso para empezar la fabricación es el denominado “Cortado de Piel”. Esta acción es llevada a cabo por los especialistas conocidos como “cortadores” los cuales trabajan con extrema delicadez la piel, obteniendo todas las piezas con las que se va a ir construyendo el zapato.

El siguiente paso sería el rebajado y biselado. Este paso consiste en reducir y unificar el grosor de la piel en las partes de la pieza que se va a unir con otras y así evitar diferentes grosores que hará que nuestro zapato quede perfecto.

A continuación destacamos la experiencia de las aparadoras, ya que son de extrema importancia en el proceso para conseguir un zapato de calidad. Ellas son las encargadas de unir todas las piezas del zapato (excluyendo el “copete” parte identificativa de nuestro calzado) con sus máquinas tradicionales.

Este paso es el más representativo de nuestra fabricación, ya que solo lo procesamos los fabricantes de kiowas. Se trata del cosido manual, conocido comúnmente en el gremio como “el pasado”. A diferencia de la fase de aparado, este paso siempre se ejecuta a mano, uniendo la pieza llamada “copete” (la parte superior del zapato) con el resto del zapato. Para ello se utiliza un hilo de mayor grosor que el aparado y con acabado encerado el cual ayuda a tener una mayor resistencia.

Empezamos el proceso donde nuestros artesanos ponen en marcha todos sus conocimientos para: moldear, montar talones, lijar y como fase final del proceso llamado “mecánica”, el pegado de suela.

Por último, pero no por ello menos importante, damos paso a la fase de “almacén”, en la cual se miman al máximo todos los zapatos utilizando esponjas, cepillos y cremas para nutrir la piel garantizando así mayor resistencia y haciendo un acabado perfecto.